Instrucciones de cuidado

CUIDADO DE TU ALMOHADA DE LÁTEX Recomendamos que la almohada no se lave. Si es necesario realizar una limpieza, solo limpie las zonas puntuales. No exponga la almohada de látex al sol para que se seque, ya que puede cambiar el color del látex. A continuación se detallan los pasos a seguir para lavar la funda de almohad

Instrucciones de cuidado

CUIDADO DE TU ALMOHADA DE LÁTEX

Recomendamos que la almohada no se lave. Si es necesario realizar una limpieza, solo limpie las zonas puntuales. No exponga la almohada de látex al sol para que se seque, ya que puede cambiar el color del látex.


A continuación se detallan los pasos a seguir para lavar la funda de almohada:
1. Retire la funda de la almohada (puede lavarse a mano o a máquina)
2. Llene el recipiente o el fregadero con agua tibia.
3. Agregue detergente suave
4. Remoje una toalla limpia en la mezcla y escúrrala.
5. Seca la almohada con el paño, prestando más atención a las manchas.
6. Después de secar, coloque toallas limpias a ambos lados de la almohada y presione el exceso.
humedad
7. Secar al aire libre y lejos de la luz solar directa.
8. Cubra su almohada de látex con una funda de almohada limpia.

CÓMO LAVAR TU ALMOHADA DE LANA

La fibra de lana natural es un material sensible que requiere un cuidado cuidadoso para garantizar sus ventajas únicas a largo plazo.

Lavado
  • Hacer NO lave la lana con otras cargas en un ciclo estándar.
    • Las fibras de lana se encogerán y se sentirán en un ciclo de lavado normal, lo que significa que se unirán formando una textura suave.
    • El agua caliente y el secado con agua caliente aceleran este proceso, haciendo que las fibras se vuelvan grumosas.
  • Utilice una lavadora comercial grande con una capacidad de 60 libras o más. Esto permite facilitar el flujo de agua y al mismo tiempo evita que la fibra se apelmace.
  • Seleccionar ciclo de lavado delicado con lavado en frío en máquina de carga frontal.
  • Se recomienda la limpieza puntual como método de limpieza menos invasivo.

El secado

  • Utilice una secadora grande a baja temperatura. Nunca use una secadora caliente o una secadora doméstica pequeña ya que cualquiera de las dos dañará el material.
  • Asegúrese de que las almohadas estén dando vueltas todo el tiempo sin que queden estancadas en una posición debido a su tamaño u otros elementos que obstruyan su movimiento. El aire debe circular en la secadora y no llegar a la misma zona de la almohada.
  • No intente secar más de dos almohadas a la vez y no utilice cargas mixtas.
  • El esponjado adicional requiere un ciclo de esponjado separado después del secado.
No olvide cambiar las fundas de las almohadas con regularidad cuando se espera un lavado frecuente. Si tiende a lavar sus almohadas con frecuencia, considere comprar almohadas con rellenos sintéticos, como una alternativa de plumón, que pueda soportar cualquier ciclo de lavado frecuente.

CÓMO LAVAR TU ALMOHADA DE ALGODÓN

A continuación se detallan pasos sencillos y efectivos a considerar al lavar almohadas de algodón orgánico:

  1. Retire las fundas de las almohadas antes de lavarlas, ya que deben lavarse por separado.
  2. No coloque más de dos almohadas en la lavadora a la vez para darle el espacio adecuado para lavarlas.
  3. Asegúrese de que la máquina sea lo suficientemente grande como para caber dos almohadas. Por lo general, se recomienda una lavadora de 50 libras o más. Aunque puede haber espacio para acomodar las almohadas, eso no garantiza que sean del tamaño adecuado. La máquina debe ser lo suficientemente grande como para permitir el libre flujo de agua y evitar grumos.
  4. Agrega tu detergente a la lavadora. Se recomienda agregar aproximadamente una taza de detergente con una pequeña cantidad de suavizante.
  5. Encienda su lavadora, ejecútela con agua fría y ajuste la configuración para que la lavadora pase por un segundo ciclo.
  6. Después del lavado, coloque la almohada de algodón en la secadora a temperatura baja.
  7. ¡No enciendas tu secadora todavía! Consejo profesional: consigue dos pelotas de tenis y mételas en dos calcetines limpios. Estas pelotas de tenis ayudarán a mantener la esponjosidad de las almohadas y ayudarán a disminuir el tiempo de secado mientras se balancean en la secadora.
  8. Revisa tus almohadas; asegúrate de que estén completamente secas. Aunque las capas exteriores pueden parecer secas, las capas interiores pueden estar húmedas. Si no está seca, esponja la almohada a mano y realiza otro ciclo de secado.